La mayoría de los incendios se describen como no intencionales, lo que significa que no se iniciaron intencionalmente.

Los incendios no intencionales pueden ser causados ​​por muchas fuentes, que incluyen:

  • Cocinando
  • Barbacoas
  • Líquidos inflamables
  • Equipo eléctrico, cableado defectuoso e iluminación insegura
  • Decoraciones navideñas
  • Niños jugando con fuego
  • De fumar
  • Velas

Los incendios intencionales son el resultado de vandalismo o incendio premeditado, lo que significa que la propiedad se quemó deliberadamente.

No importa cómo su hogar o negocio haya sido dañado por el fuego, el daño causado por el humo y el agua o los productos químicos utilizados para distinguir las llamas pueden provocar una destrucción adicional que es difícil de superar una vez que comienza la limpieza.

Comenzar de nuevo después de un incendio puede llevar meses o incluso años antes de que la compañía de seguros produzca resultados. No permita que le impidan disfrutar de su hogar o ganar dinero con su negocio al retrasar su reclamo. Comuníquese hoy mismo con nuestros experimentados ajustadores y consultores de reclamaciones de seguros para acelerar el proceso.

Previous Post
Newer Post

Leave A Comment